jueves, 5 de julio de 2007

Historia y pensamiento


¿Es la historia paralela o inversamente proporcional a la evolución de los valores humanos? No hay duda que, desde tiempos remotos, el hombre ha sido carnívoro y salvaje por naturaleza. Las cachiporras, los mazazos, los golpes y la cacería eran monedas de uso corriente en la prehistoria.

Sin embargo, con la llegada de la Edad Media, las cosas tampoco cambiaron. Los sacrificios humanos, el asesinato injustificado, las ejecuciones por faltas a la sociedad o por imposición de la ley del talión. Y sí, luego vendría el Renacimiento de los códigos, pero nada en su más profundo interior parecía cambiar. Las quemas de brujas y los crueles castigos siguieron acechando.

Así evolucionaría la historia pero, en este punto de nuestra era, si nos ponemos a reflexionar sobre la validez de nuestra forma de pensar o de actuar; si echamos un vistazo a nuestro alrededor, notaremos, sin duda, que las guerras, los genocidios y el terrorismo, sin hablar de la pena de muerte en algunos países, nos sumerge a todos y a cada uno de nosotros en el abismo de la primitividad.
Es duro el sólo hecho de pensarlo, pero así es el mundo en el que vivimos y en el que nos movemos.

¿Que a qué viene este pensamiento? Muy fácil, es sencillo pretender verlo todo desde fuera, pero si te involucras en algo, por más complicado que parezca, sigue ese código. Los bibliotecarios libramos a diario nuestras propias batallas, arremetemos con lo que consideramos injusto, y despojamos a quienes irrumpen en el funcionamiento de wikipedia. Allá afuera, sin embargo, la justicia sigue otras normas...¿pero es que acaso esas normas son siempre las más adecuadas? No somos perfectos, pero intentamos hacerlo lo mejor que podemos. Lo justo o lo más apropiado no implica el consenso más perfecto, sino la voluntad más efervescente.

No hay comentarios: